Ventajas de viajar en octubre a Islandia

Viaje Octubre[1]

Se nos ocurren muchos motivos para animarte a viajar a Islandia: dejar que te deslumbre la belleza de sus paisajes naturales declarados Patrimonio de la Humanidad, como el de Thingvellir; atreverte con platos que no volverás a probar como el hákarl (carne de tiburón) o las ifrarpylsa (salchichas de hígado de cordero); relajarte en sus termas naturales; escalar un glaciar como el de Sólheimajökull o ver las auroras boreales.

Son solo algunas maravillas de cuantas te esperan en la isla nórdica, y a la experiencia puedes sumar las ventajas de viajar en octubre.

Por qué viajar en octubre a Islandia

El décimo mes del año ha conseguido erigirse como el favorito de aquellos viajeros amantes de la tranquilidad. Y lo cierto es que Islandia es uno de los mejores destinos para viajar en octubre.

1. Ya no es temporada alta

El grueso de viajeros al país se concentra en los meses de verano, sobre todo julio y agosto. Son los meses de vacaciones por antonomasia, las semanas de transición entre el final y el inicio del nuevo curso escolar, pero también es la época del año asociada a un clima benigno.

Solo los viajeros más intrépidos se aventuran a conocer la verdadera esencia de Islandia, y eso tiene una ventaja: hay menos turistas, luego más tranquilidad, y posiblemente una experiencia más inmersiva.

2. Hay muchas horas de luz

La luz natural permite admirar los paisajes naturales de la isla en toda su inmensidad, y octubre todavía cuenta con muchas. No son tantas como en verano, claro, pero desde las 11 horas que se pueden disfrutar a principios de mes hasta las 8 de sus últimos días, son suficientes.

Es importante planificar bien para sacar el máximo partido al viaje, y para eso es muy recomendable ponerse en manos de un touroperador especialista que disponga un guía privado.

3. Hay muchas horas de oscuridad

Tiene que haber oscuridad para que puedas disfrutar de uno de los grandes atractivos de la isla, como es la aurora boreal. En los meses de verano, dado que el sol se pone muy pocas horas, es menos probable verla.

Viajar en octubre a Islandia, por lo tanto, es asegurarte de que las horas de luz y oscuridad están bien repartidas.

4. Los alojamientos serán más económicos

Si tienes la suerte de poder viajar temporada media o baja, hazlo. Un familia con hijos pequeños o adolescentes tendrá que ceñirse a los periodos vacaciones fijados en el calendario escolar, y nada impide disfrutar de Islandia en alguno de ellos.

Pero si tienes más flexibilidad podrás beneficiarte de precios más económicos, más disponibilidad y menos saturación.

5. El clima aún no es invernal

Islandia goza de encanto todo el año, pero lo indómito del clima provoca cierres totales o parciales al turismo durante los meses de invierno. Octubre es un mes de transición, y ofrece una oportunidad para ver la isla antes de que la nieve y las noches largas se hagan con ella.

Viajar en octubre a Islandia es recomendable si quieres disfrutar de horas suficientes de luz y oscuridad, lo que te permitirá admirar sus bellos paisajes de día y la aurora boreal de noche. A eso se unen las ventajas de la temporada baja, con precios más económicos y menos saturación. Todavía no hace un clima invernal, así que podrás disfrutar de la isla.

Vuelve al inicio