Ventajas de viajar a Alaska en invierno

Alaska Invierno[1]

Tal vez tuvieras pensado viajar a Alaska este verano, pero el estado de alarma que vivimos en la actualidad a causa de la pandemia mundial ha podido hacerte dudar. Desgraciadamente, todas las informaciones indican que este verano no será aún posible viajar con normalidad, ni a Alaska ni a ningún otro sitio. Sin embargo, sí que lo será cuando llegue el invierno.

Que la actual situación no te haga cejar en tu empeño de viajar a Alaska para conocer su naturaleza virgen y salvaje. Toda temporada es buena para viajar a este estado norteamericano, y el invierno te proporcionará unos placeres y te permitirá realizar unas actividades que no son aptas para las estaciones cálidas.

A continuación te mostramos el gran abanico de posibilidades que se te abren al viajar a Alaska en invierno.

Contemplar las auroras boreales

Las auroras boreales son uno de los fenómenos más espectaculares que nos ofrece la naturaleza, y solo es posible contemplarlas en las noches invernales de los países más septentrionales. Alaska es uno de los puntos del planeta donde se pueden observar con una mayor claridad.

Las auroras boreales se producen a unas 70 millas por encima de la tierra, y se pueden extender por centenares de millas por el espacio. El color más habitual que se puede observar es un brillante amarillo verdoso, aunque también se pueden producir luces violetas, azules y rojas.

Presenciar carreras de trineos de perros

El deporte nacional de Alaska son las carreras de trineos de perros. Muchos turistas deciden viajar a Alaska en invierno solo para ver estas espectaculares competiciones.

Entre las carreras más importantes de Alaska está la Carrera Internacional de Trineos de Perros de Yukon Quest, en febrero, y la Carrera de Trineos de Perros del Sendero de Iditarod, a principios de marzo.

Además, muchos criaderos de perros ofrecen recorridos guiados a los visitantes, toda una experiencia y una preciosa manera de disfrutar del los maravillosos paisajes de Alaska.

Esquí alpino y práctica del snowboarding

Las principales áreas para la práctica del snowboarding y para los descensos de esquí alpino son el Complejo Alyeska de Girdwood y el área de esquí de Eaglecrest de Juneau.

Si lo que prefieres es una zona más rural, buenos lugares para la práctica de estos deportes de invierno son el Paso Turnagain de la Península de Kenai, el Paso Hatcher de Palmer y, cerca de Valdez, el Thompson Pass.

Esquí a campo a través

En invierno es fácil practicar el esquí de fondo en la práctica totalidad de zonas de Alaska, ya sea por laderas de difícil acceso o por senderos cuidados.

En Anchorage destacan como pistas bien mantenidas el sendero costero Tony Knowles, el sistema de senderos de Hillside y el Parque Ruso Jack Springs.

Si quieres practicar el esquí a campo a través en Fairbanks, el lugar favorito para los practicantes de este deporte es el área de recreación de Birch Hill.

Motonieves

Una de las actividades más divertidas al viajar a Alaska es realizar excursiones en motonieves. Incluso en ocasiones es la única forma de llegar a algunos parajes que se encuentran sin otro tipo de acceso.

Algunos destinos estupendos para hacer excursiones en motonieves son el valle Mat-Su, Haines, Valdez, Talkeetna, Denali y Fairbanks.

Viajar a Alaska siempre es una buena opción para los amantes de la naturaleza y de las actividades de aventura. La climatología del invierno te permitirá vivir una experiencia que no es posible realizar cuando llega el deshielo veraniego.

Vuelve al inicio