7 consejos para viajar a Alaska por libre en autocaravana

Alaka

Alaska, la última frontera del mundo y el más salvaje lugar de Norteamérica, es el destino perfecto para todo aquel que le apasione perderse en la inmensidad de la naturaleza y, sin duda alguna, no existe mejor manera de descubrir sus imponentes paisajes que hacerlo por libre y en autocaravana.

Conocimientos esenciales

Pocas rutas son tan impresionantes como las que se presencian al viajar por Alaska en autocaravana, desde cuyas ventanillas se nos ofrece un horizonte de innumerables montañas, amplios valles y titánicos glaciares. Por ello, es vital disponer de prácticos consejos e información fundamental para adentrarse en este paraíso del Norte.

Preparativos

En el momento de comenzar la preparación de tu viaje, es vital contar con una empresa profesional para el alquiler de tu autocaravana en Alaska, ya que es la base sobre la que se sustentará una marcha tranquila y segura. Una de las razones es que esta empresa te informará con todo tipo de detalle acerca de lo que necesitas saber y te resolverá cualquier duda, aparte de ofrecer asistencia siempre que se solicite. Además, la entrega de la autocaravana suele ser al día siguiente a nuestra llegada, por lo que es ineludible la reserva de una habitación para la primera noche de nuestra llegada.

Planificación y papeleo

El poder planificar un desplazamiento de estas dimensiones permite conseguir una mayor seguridad al realizarlo. Es imprescindible llevar los papeles en regla y tenerlo todo listo con mucha antelación, a lo que se suma el pasaporte de lectura electrónica y el formulario ESTA (Electronic System for Travel Authorization), y, aunque no es indispensable para viajar a Alaska, nunca está de más la obtención del permiso de conducir internacional.

Gran previsión

La organización del tiempo y del presupuesto se convierte en una enorme decisión para esta aventura. Por ejemplo, las mejores épocas para viajar se encuentran desde junio hasta mediados de septiembre, debiendo comprar el billete de avión con mucho tiempo, ya que no hay vuelos directos. También es recomendable tener días de más por si el tiempo no acompaña y no es posible en el día pensado realizar alguna de las actividades contratadas o bien desplazarse hacia un punto en concreto. Todo esto debe estar previsto en nuestro correspondiente presupuesto, que será en dólares americanos, aunque la ventaja es que la mayoría de transacciones se pueden realizar mediante tarjeta de crédito.

Revísalo todo

Una vez se haya entregado la autocaravana, no hay que dudar en preguntar cualquier información que se piense que pueda ser primordial para el trayecto en este vehículo y revisarlo todo, tanto el interior como los diferentes fluidos y el depósito, no solo al comienzo de la travesía, sino a lo largo de esta. Toda determinación dirigida a la comprobación puede evitar futuras sorpresas, que podrían hacer perder un tiempo valioso en nuestro camino.

Recordatorios útiles

Es posible que para los veteranos en este tipo de road trips, muchas de las astucias de viaje en autocaravana e inconvenientes que pueden darse sean más que conocidos, aunque para las personas que comienzan en el mundillo resulta ventajoso recibir recomendaciones que ayudarán en más de una ocasión. Estos son los casos de saber que el agua caliente tarda en salir un tiempo, que es muy recomendable mantener siempre las mosquiteras puestas, sobre todo en zonas de ríos y lagos, o conocer las horas en las que usar la calefacción para no abusar de la energía en exceso, siendo aconsejable su funcionamiento un rato antes de dormir y otro poco al despertarse, aunque nunca debe sobrar buena ropa de abrigo y un fuerte pijama.

Concienciación plena

Alaska se trata de una tierra salvaje, por lo que no es de extrañar que a lo largo de nuestro recorrido se nos puedan cruzar animales de diversas especies, como son alces, osos, lobos, caribúes, etc., por lo que la vista puede deleitarse por su presencia, aunque es preciso mantener siempre la calma y guardar una distancia prudente, y si el encuentro es repentino, no salir corriendo, no queremos convertirnos en su objetivo. A esto se le añade el concienciarse de los largos días de esta hermosa región, que se debe a su especial ubicación en el mapa.

Disfrutar del viaje

Este bello rincón del planeta se encuentra especialmente preparado para la circulación de autocaravanas, incluso para los principiantes en este tipo de excursiones. Esto es debido a las amplias y largas carreteras construidas a lo largo de todo el Estado, que se adentran en sus frondosos y omnipresentes bosques de coníferas, para presentar al viajero todas las maravillas de la tierra alaskeña. Por este motivo, una conducción lenta y el prestar atención a la carretera, darán lugar a momentos de panoramas mágicos que cautivarán la mirada del afortunado observador.

Todos estos consejos son tan solo algunos de los más destacados a la hora de viajar a Alaska por libre y poner rumbo a nuestra próxima aventura: un emocionante viaje en autocaravana que nos llevará a través de este elíseo nevado, para descubrir el corazón de sus níveas y secretas tierras boreales.

Vuelve al inicio