Y por fin conozco el castillo de Drácula

Castillo de Dracula en Transilvania

Desde niño había soñado con visitar el Castillo de Drácula en Transilvania, pasear por sus pasillos y respirar ese olor que imaginaba a rancio y telaraña mientras los escalofríos recorrerían mi cuerpo. Bueno, ¡cosas que piensa uno de crío! (y no tan crío también jeje) Además, la belleza de los paisajes de Rumanía, con ese verde frío y húmedo… Realmente era un sueño para mi conocer este maravilloso país y ¡por fin! Después de muchos años, ¡lo conseguí!

Me instalé en Brasov durante 5 días para que el tiempo se estirará lo suficiente para poder visitar cada rincón de Transilvania, y por supuesto reservé un día para mi ansiada visita al Castillo de Bram (conocido por todos, por culpa de Stoker, como “Castillo de Drácula”. Más adelante os contaré un secreto acerca de esto 😉)

Tienes muchas opciones para visitar la zona: puedes alquilarte un coche y con un mapa, hacerte tus propias rutas, contratar tours guiados y despreocuparte de todo o (esta es la mejor opción para mi) contratar un conductor personal que te lleve a todos lados. Esto es lo que hice yo, pero esta decisión dependerá de la forma en que gustes viajar.

brasov-rumaniaEl conductor me recogió temprano en el apartamento que había alquilado para mi visita y me llevó hasta Bran. Un pueblo que soporta y agradece el turismo del Castillo, turismo que no creo que visitará Bran si el Castillo no existiese, ya que no tiene nada más de especial. La comida no es el punto fuerte de Bran así que te recomiendo que eches unos bocatas a la mochila y ¡a patear!

Fue impresionante encontrarme de frente con el Castillo, aunque debo reconocer que me lo había imaginado de otra manera: oscuro, siniestro y con murciélagos sobrevolando mi cabeza. Quizá debí haberlo visitado de noche, pensé.

La entrada al Castillo de Drácula me costó unos 8 euros aproximadamente (unos 25 leis si mal no recuerdo).

El Castillo se mantiene a la perfección, se nota que ha tenido recientes reformas y se puede apreciar un ambiente más moderno de lo que esperaba.

A lo largo de la visita podrás ver imágenes y explicaciones de la historia y leyendas de Vlad el Empalador (nuestro Drácula sanguinario), y ¡las vistas al patio son magníficas!

Fue una visita agridulce ya que, si bien el castillo realmente es espectacular, en mi imaginación se veía mucho más… ¡diferente!

castillo_rasnovEl día pasó rápido y pude saborear el aire de Transilvania entre piedra, olor a hierba y ¡fotos!

A la vuelta, aproveché para visitar el Castillo de Rasnov y hacer algunas fotos más.

¡Ah, me olvida del secreto que tengo que contaros! Atentos: Pues resulta que el Castillo de Bran no es el verdadero Castillo de Drácula. La fama se la dio Storker porque fue en él en el que se inspiró para su novela en la que convierte a Vlad Tepes (el rey empalador) en Drácula. EL verdadero Castillo de Vlad Tepes es una fortaleza ahora en ruinas y se encuentra en Poenari.